Mermelada de Calabaza con Guindilla

12 Oct

¿Problemas para abrir los ojos incluso aún durante el desayuno? ¿Afición por los quesos gratinados con algún acompañante dulzón? ¿Debilidad por los picantes? Pues aquí tenéis lo que siempre habéis querido probar pero no os habéis atrevido… Mermelada de Calabaza con Guindilla.

Necesitáis los siguientes ingredientes:

1 kg de calabaza
900 g de azúcar
¼ l zumo de manzana
1 limón
2 anís estrellado
1 rama de canela
5 guindillas secas o 2-3 guindillas frescas

Trocear la calabaza y mezclarla con el zumo de manzana y el azúcar. Llevar a ebullición y añadir el zumo del limón, la cáscara de limón rallada, el anís estrellado, la canela y las guindillas secas (¡¡quitar las pepitas!!). Si usáis guindilla fresca, añadirla hacía el final, cortada y quitadas las pepitas.

La calabaza tiene que hervir entre 10 y 20 minutos, dependiendo del tipo de calabaza y el contenido de agua. No olvidéis moverla de vez en cuando, se pega facilmente.

Para hacer la prueba si ya está bastante espesa, meter unas gotas en un plato recién sacado de la nevera. Si ya no “corre”, está perfecta.

En su caso, añadir las guindillas frescas, sacar el resto de las especias y pasar por la trituradora. Envasar enseguida y dejar enfriar la mermelada en los botes boca abajo.