Dulce de Membrillo

7 Oct

Es un manjar de otoño, de navidad y de todos los demás momentos dulces del año. Y sobre todo es una de las mejores maneras de tener membrillo a mano para comerlo como golosina, para acompañar con quesos, para combinarlo en ensaladas… Y así durante meses y meses.

Para hacer el dulce de membrillo necesitáis:

800 g de membrillo
500 g de azúcar
azúcar fino para rebozar la fruta

Quitar el vello de la piel con un trapo. Lavar los frutos y cortar en trozos grandes. Poner en una cazuela grande con agua y cocer durante unos 15 minutos hasta que estén blandos.

Descorazonar y pelar los trozos de membrillo. Triturar la carne y pesar unos 500 gramos. Mezclar la carne con el azúcar y llevar a hervir. No dejéis de mover ya que se quema muy fácil. Después de unos 20 minutos debe haber espesado bastante.

Colocar papel vegetal en la bandeja del horno y extender la masa de membrillo encima con un grosor de medio centímetro. Dejar secar durante unos 3 días en un lugar fresco y seco. Cortar en rombos y mover rápidamente en el azúcar fino. Para guardar, forrar un caja con papel vegetal, poner los rombos encima y cerrar herméticamente.
¡¡¡Dulces meses venideros!!!