El “comecalçots”

20 Mar

El “comecalçots” lo tiene claro: Su afición culinaria no resulta ni elegante, ni entrará en un manual para buenos modales en la mesa y, sobre todo, no es para chuparse los dedos. A quien le gusten los calçots, debe estar dispuesto a meter manos a la “brasa”, mancharse sin miramientos y obtener posturas normalmente impensables para poder tragarse el objeto del deseo. Eso sí, dispuesto a todo esto, te espera un manjar diferente que combina los sabores de la cebolleta blanca Allium cepa L. y una suculenta salsa romesco con un ambiente especial, con mucha risa y buen humor.

En Jérica la próxima gran Calçotada – con juegos tradicionales inclusive – está a la vuelta de la semana: El día 24 de marzo la Asociación Gastronómica Cantharellus organiza ese gran manjar “manchamanteles” en el precioso paraje de la fuente de Randurias. La comida popular incluye calçots de entrada, panceta, longanizas, morcilla… de segundo y, cómo no, crema catalana de postre.

Crema catalana porque ahí están los orígenes de esa peculiar manera de asar una cebolla tierna sobre fuego vivo hasta que esté absolutamente chamuscada para acto seguido envolverla en papel de periódico, servirla en una rústica teja e intentar comerla sin ayuda externa alguna: O sea, con las manos y nada más. Cuando se ha conseguido quitar la capa chamuscada, se unta en la salsa romesco y – cuello estirado, ojos bien abiertos y boca en forma de foca – a comérsela.

Ya veis, dejad el sentido de ridículo en casa y apuntaros a la calçotada. Habrá que inscribirse hasta el 21 de marzo en la Caja Rural en el pueblo. Café y licores incluidos, el precio por persona es de 20 euros.

A %d blogueros les gusta esto: