Novaliches Bulevar

28 Abr

Todos los pequeños pueblos lo tienen. Más o menos largo, a veces todo recto, a veces curvado o algo empinado. A primera vista es una simple carretera de salida, pero cuando cae el sol, cuando una copiosa comida lo aconseja o simplemente cuando la costumbre lo requiere se convierte en un transitado bulevar. Carreteras de salida como ruta de un particular senderismo rural al cual se apuntan sobre todo los mayores del pueblo. Como por ejemplo en la carretera que une Novaliches con Jérica – y viceversa.

Puede que el paseo acabe después de unos cientos de metros y, ¡hala!, de vuelta a casa. O puede que  haya suerte y uno se encuentre con un banquito donde descansar, aunque más probable es que como sustituto desde antaño sirva un pedrusco, un tronco  o un mojón. Puede que se llegue incluso hasta el pueblo vecino, pero lo que siempre está garantizado son charlas sobre los dioses y el mundo, encuentros con vecinos, intercambios de opiniones y por qué no, si se tercia, poner a caldo al vecindario.

Qué costumbre más sana para mover el cuerpo, llenarse los pulmones, enterarse del último chismorreo y encontrarse con amigos.

PD: Es gratis, no hay pérdida y es apto para todas las edades.

A %d blogueros les gusta esto: