Archivo | septiembre, 2012

La cuestión es moverse

29 Sep

Leyendo que “tuvo su origen en la sandalia egipcia, en la que luego se inspiraron los romanos para elaborar una pantufla cubierta y proteger el pie del sol y el calor. En Europa están documentadas desde al menos 1322…” no automáticamente hace pensar en un calzado deportivo, pero por lo visto lo es. Al menos se convertirá en eso mañana en Segorbe, donde se celebrará la primera carrera en alpargatas.

Y aunque también se puede leer, que ese ancestral calzado “se utiliza, comúnmente, en verano para ir a la playa…, un calzado fresco, deja respirar el pie, y se adapta a la forma de él, siendo confortable para realizar diversas actividades…”, o sea, una cualidades que en estos precisos momento no congenian mucho con las condiciones climatológicas, no parece ser problema viendo los obstáculos que tienen que ser superados por los participantes del “Alpargating Running Segorbe 2012”: camión de paja, contenedores de obra con sorpresa, piscinas de barro, puentes nocturnos, pasadizos de neumáticos, alambres de pinchos…

La carrera de obstáculos y disfraces empieza el domingo, 30 de septiembre, a las 10.00 horas en el Pabellón Multiusos, C/ Manuel Gómez Mañez. s/n.

Y con eso no hemos terminado con las carreras fantásticas con las que el Alto Palancia entra en el otoño: A tan solo pocos kilómetros y pocas horas más tarde se prepara el “Segundo descenso autos locos” por las calles de Viver. El espectáculo empieza a las 15.30 horas.

A mandar

26 Sep

Año tras año, cuando empieza a apretar el calor, en Jérica se repite una bonita ceremonia – tan anacrónica como sumamente simpática y sociable: La Manda. Su cometido: Aunque cada vez haya menos agricultores, en los meses de verano hay que organizar, repartir y si hace falta racionar el agua del regadío, o sea, antes de abrir el grifo hay que “de-mandarlo”.

Quien para tal fin se imagine una lista donde inscribirse o incluso un registro informatizado donde vía email solicitarlo, equivocado va. El reparto del agua tiene lugar en un sólo cerebro. En concreto, en la cabeza de Jesús Berganza Pérez, “El Chato”.

Viéndolo con esa cara de buenazo y esa sonrisa jocosa cualquiera diría que “El Chato” es capaz de hacer callar y escuchar como unos devotos hasta 200 hombres. Lo es. Y es que el asunto es serio, aún más en tiempos de sequía como la de este año. Se trata de repartir de forma justa el agua para que ningún tomate en un huertico, ninguna judía y ninguna lechuga en las plantaciones de Jérica se mueran de sed.

Para eso se celebra “la manda”, un evento que durante el verano tiene lugar todos los días debajo de las arcadas de la plaza del ayuntamiento. Y todos los días se sigue un estricto protocolo, enmarcado por las charlas entre los participantes (y observadores) que tienen lugar tanto antes como después de la manda. Un evento sumamente social, porque no todos los que se acercan tienen una huerta, ni todos vienen en busca de agua.

Cuando el reloj de la torre del ayuntamiento marca las nueve, Jesús Berganza, presidente de la comunidad de regantes más grande de Jérica, ya ha tomado asiento en el banco de piedra debajo de las arcadas, acompañado noche tras noche por José Gil Ordaz, “El Rana”, en función de representante del Sindicato de Riegos y de acequiero. Y así desde hace 20 años. Los dos están rodeados por los comuneros en espera de agua. Tocan las nueve y empieza la manda.

El Chato y el Rana.

Es una ceremonia que para alguien ajeno al mundo de las acequias madre, las paradas o rollos, las hijuelas e hiladas, a primera vista resulta ser una ristra de nombres pronunciados de forma vertiginosa por parte del Chato, intercalado por gritos de 1, 2, 8, “un canterico” o “media hora” por parte de los comuneros. Cuando después de tan sólo unos minutos Jesús Berganza cierra la sesión con sus ya tradicionales palabras “mañana más, señores”, algunos se van contentos, a otros les toca volver al día siguiente. El porqué está en la cabeza del Chato que mientras ha nombrado las distintas acequias y paradas en un viaje mental por cientos de hectáreas y kilómetros de regadío de todo el municipio, al mismo tiempo ha sumado las horas pedidas por parte de los agricultores y, llegado al tope del agua disponible, da por terminada la manda. Una faena mental en la que nadie es capaz de seguirle ya que muy pocos conocen aún ese fascinante mundo de ríos, fuentes y manantiales, balsas y azudes y ese entramado de acequías heredado del Al Ándalus. Así que – casi – nadie se queja del reparto, lo que dice el presidente “va a misa”.

Este año, debido a la sequía, Berganza ha tenido mucha más audiencia que otros años. Más de uno recordaba viejos tiempos cuando hace dos o tres décadas aún había acequieros oficiales que se ganaban la vida mandando el agua, controlando el regadío y

Croquis de una zona de riego./ Gonzalo Mateo

vigilando las acequias. Eran tiempos cuando aún se contrataban regadores, cuando cada día cientos de jericanos iban a la manda y a veces tenían que esperar semanas hasta poder regar.

Aunque hoy día a la hora de la manda se reúnan decenas de personas debajo de las arcadas, no suelen haber más de 15 ó 20 que piden agua – el resto hace de público y de curioso. Así que a Jesús Berganza el cantar de los “rollos” le resulta algo más llevadero que hace unos lustros. Nombres de paradas sacados en su día por la partida o el lugar concreto, por el mote o la profesión del comunero como Jabonero, Chirimito, Cementerio, Carfollo, Piñueleta, Pepe el Barato, Fandanguera, Ermitaño, Zancarriana, Fraile, Botonera, Don Bernardo, Piquinino, Porro, El Santom, Pelechana, Alpargata, La Virgen, Huerta y Melena… difícilmente se oirán.

Sin embargo, este año con la sequía y hasta el río Palancia sin gota, al Chato no sólo le tocaba repartir más y mejor, sino también calmar el ánimo de algunos agricultores impacientes.

Por la escasez de agua, la manda 2012 ha empezado más pronto, ya en junio, y durará más de lo normal. Cuando este año, Jesús Berganza por fin pronuncie las palabras “al año que viene más, señores” será una magnífica señal: Por fin habrá llovido y habrá agua suficiente para que el regadío se rija de nuevo de forma autorregulada: tres días “los de arriba” y tres “los de abajo”.

Despedida picante

22 Sep

Ya les cuesta más ponerse rojos y serán los últimos: Con los tomates despedimos el verano, pero no sin antes haber metido “verano en el bote” haciendo una mermelada de tomate. Esta vez será una mermelada algo picante, ideal para acompañar carnes y quesos. Allá vamos.

Los ingredientes:
1,75 kg de tomates
3 dientes de ajo
2 guindillas
1 trozo de jengibre tamaño nuez
pimienta negra recién molida
el zumo de un limón
3 cucharadas de aceite balsámico blanco
600 g de azúcar

Primero habrá que pelar los tomates, quitar las pepitas y cortar la carne en daditos. Se pela y pica muy fino el ajo, el jengibre y la guindilla. Meter todos los ingredientes en una cazuela grande y dejar hervir durante unos 20-30 minutos. Antes de meter la mermelada en botes bien esterilizados comprobad si ya está espesando: Dejar caer unas gotas en un plato recién sacado de la nevera y si cuaja enseguida, está lista. Ya está, el verano en el bote.

Concierto en blanco y negro

14 Sep

Qué mejor momento para presentar una exposición sobre las campanas y campaneros de Jérica que durante sus fiestas cuando estos cinco instrumentos metálicos durante muchas horas adquieren un especial protagonismo: Son los momentos del “Vole”, el volteo manual de las campanas de la Torre de la Alcudia por parte de los campaneros. Momentos que hacen vibrar al pueblo y así se olvidan las malas voces que siempre suelen encontrar algún defecto: Hay quien dice que el sonido del conjunto, formado por el peso pesado “La Mayor” (2.600 kg; año 1802), su contrapeso “De La Virgen” (2.266kg; 1790) y los “pesos ligeros” de “El Tiple” (166kg; 1941), “De los Dolores” (754kg; 1983) y “San Antonio” (249kg; 1983), tiene cierta disonancia…

De lo que nadie duda es de la gran labor que hacen los campaneros al hacer repicar 6.035 kilos de metal. Todo un espectáculo que el fotógrafo valenciano Isaac Ferrera ha captado en 38 imágenes – casi todas en blanco y negro – y unido en la exposición “Jérica – Campanas y Campaneros”. Se puede ver hasta el 30 de septiembre en el Centro Cultural “El Socós” en la Calle del Río, 4. También una magnífica oportunidad de ver el “Volteo” de cerca para todos aquellos que no se atreven a presenciarlo en directo y a pocos metros de campanas y campaneros.

Hmmmm… muffins y moras

10 Sep

Imperdonable. Llevamos semanas haciendo acopio de moras, congelándolas, preparando mermeladas, zumos, granizados… y no hemos compartido ni una receta con vosotros. Aquí va: Muffins de Mora con Avellana. ¡Irresistibles!

Se necesitan los siguientes ingredientes:
300 g de moras
100 g de avellana picada
250 g de harina
3 cucharaditas de levadura
1/4 cucharadita de sal
2 huevos
150 g de azúcar moreno
130 g de mantequilla muy blanda
200 ml de bebida láctea fermentada o yogur líquido
50 ml de un licor de whiskey
azúcar avainillado
azúcar glasé

La preparación:
Lavar las moras. Tostar las avellanas en una sartén sin grasa y dejar enfriar.

Mezclar la harina y la levadura con 60 g de avellanas y sal.
Batir los huevos con el azúcar moreno brevemente. Añadir la mantequilla, la bebida láctea y el licor de whiskey.
Mezclar todo con la harina y añadir las moras (dejar algunas para la decoración).
Rellenar los moldes (como veis en la foto), decorar con avellana y unas moras. Espolvorear con azúcar avainillado.
Poner al horno precalentado a 200 grados durante unos 25 minutos.
Dejar enfriar, sacar del molde y espolvorear con azúcar glasé.

Volteando van

7 Sep

Es uno de los sonidos más queridos en Jérica: Cuando suenan las campanas volteadas, a mano y sin ningún mecanismo de ayuda, por los campaneros del pueblo no sólo es un espectáculo que hoy en día ya no se puede presenciar en muchos pueblos, no sólo suena a fiesta, sino también es un ritual lleno de historia celebrado en una de las torres campanario más peculiares y más famosas del País Valenciano: la Torre Mudéjar de las Campanas, también conocida como la Torre de la Alcudia.

Un breve regreso en la historia: Pensar que es un fenómeno más bien actual que a los curas no se les llenan las iglesias parece ser equivocado. Al menos al párroco de Jérica por lo visto ya le pasaba lo mismo hace siglos y tal fue el enfado que hasta el propio concejo tomó cartas en el asunto. Así que el 24 de agosto de 1614 se acordó: “… la torre donde están las campanas, por estar tan ahogadas, de tal suerte que de media villa hacia la plaza… casi no se oyen las campanas para poder ir a oír los oficios divinos de la iglesia mayor…” La solución: Trasladar las campanas a la Torre de la Alcudia en lo alto del pueblo y para que ya no hubiese más lugar a excusas para escaquearse de la misa de paso levantarla unos cuantos metros. Eso sí, ya entonces o no había dinero en las arcas y huchas o no se quería soltarlo y el concejo se dirigió al pópulo “animándose todos los vezinos y ofreciéndose que de propios pagarán, sin que pague la Villa nada, para que las campanas se manden a la Torre de la Alcudia…

Pues bien, ahí están, en la única torre mudéjar del País Valenciano, construida entre los años 1616 y 1622. Una torre con tres cuerpos octogonales de distinto perímetro y con bonitos decorados fiel al estilo mudéjar. Dicen que el “Volteo General de Campanas”, llamado “El Vole”, probablemente tiene sus orígenes en los toques de Maitines de los frailes Capuchinos por ahí en el siglo XVII. Desde luego fueron toques más ligeros, porque cuando hoy día los campaneros realizan el izado, el volteo y la bajada de las cinco campanas “mueven” ni más ni menos que un total de 6.035 kilos. Todo un espectáculo que se puede presenciar desde la misma torre – siempre y cuando uno se acerque con tiempo para buscarse un hueco.

El Volteo se puede ver y escuchar los siguientes días durante las fiestas de Jérica: El día 8 de septiembre (13.30h y 21.30h), el 9 (13.30h), el 10 (13,30h), el 14 (23.00h), el 15  (13.30h y 21.30h) y el 16 de septiembre (8.00h, 11.30h, 13.30h y 18.00h).

Fiesta por lo alto

2 Sep

Foto: Ayuntamiento Segorbe

Tener un balcón en la calle principal de una ciudad, en principio, no es para saltar de alegría. En Segorbe, sí. Porque quien pueda presumir de viviendas elevadas en la Calle Colón es el rey secreto de las fiestas patronales, las famosas “Entradas de toros y caballos” que se celebrarán a partir de mañana y hasta el domingo, 9 de septiembre.

Y es que teniendo balcón (o al menos ventana) uno se garantiza poder ver al menos algo de esa carrera vertiginosa protagonizada por una manada de toros y unos diez jinetes dispuestos a bajar la Calle Colón en unos pocos segundos – siempre pegados a las potentes fieras de vacuno. Así que los propietarios de pisos en altura estos días ven como compañeros de trabajo son más amables que nunca, familiares desaparecidos llaman por teléfono, los vecinos de la planta baja de pronto saludan …

El espectáculo se remonta al siglo XIV y hoy en día es declarado Bien de Interés Cultural Inmaterial. Quien no tiene balcón a la vista y no quiere jugarse el pellejo estando a pie de la calle y ojo con ojo con la bestia, tiene otra alternativa: Cada día a las 14 horas la carrera se transmite en directo en la página web del ayuntamiento www.segorbe.org. Ahí además encontráis el resto de la programación festivo porque no sólo con el toro se divierte el hombre. También hay ferias de tapas y de jamón, verbenas o concurso de paellas.