Archivo | abril, 2013

Un kilómetro de felicidad

30 Abr

hoz1_jerica_casa rural shariqua  hoz_jerica_casa rural shariqua

La “Vuelta de la Hoz”, un agradable paseo a orillas del Río Palancia, es sin duda una de las excursiones más bonitas y al mismo tiempo más cortas de Jérica. Partiendo del pueblo, se camina por una senda semicircular que se adentra en un meandro del río, siempre acompañada de una densa y variada vegetación, abrigada por impresionantes paredes casi verticales en medio de las cuales el agua se abrió  paso. Y en tan sólo media hora, de vuelta al pueblo. En teoría. Porque casi nadie se puede resistir a sentarse un rato en uno de los bancos, a curiosear y conocer detalles del sistema de acequias, a observar los restos de viejos molinos o simplemente a descansar y disfrutar.

Es un bonito paseo durante todo el año, pero en un día llovioso primaveral tiene un encanto aún más especial.

hoz19_jerica_casa rural shariqua hoz30_jerica_casa rural shariqua hoz26_jerica_casa rural shariqua hoz11_jerica_casa rural shariqua hoz31_jerica_casa rural shariqua hoz4_jerica_casa rural shariqua hoz3_jerica_casa rural shariqua hoz12_jerica_casa rural shariqua

El aroma de hierbas silvestres  y flores se intensifica al igual que los colores. El silencio sólo admite las charlas de los pájaros y el murmullo del agua. Y las paredes de la Peña Tejada, que a los árabes les sirvieron como muro natural para su castillo con su Torreta en lo alto de la colina, parecen aún más inabordables.hoz20_jerica_casa rural shariqua

hoz18_jerica_casa rural shariqua  hoz14_jerica_casa rural shariqua  hoz17_jerica_casa rural shariqua

Es el momento de dejarse fascinar por unas gotas de agua, por el paseo “slow” de un caracol o el brillo de una piedra.

hoz6_jerica_casa rural shariqua  hoz8_jerica_casa rural shariqua

hoz9_jerica_casa rural shariqua hoz28_jerica_casa rural shariqua hoz23_jerica_casa rural shariqua

Es el momento para parar y disfrutar poco a poco de ese kilómetro de felicidad. 

hoz13_jerica_casa rural shariqua hoz25_jerica_casa rural shariqua hoz24_jerica_casa rural shariqua hoz29_jerica_casa rural shariqua

El más mimado

27 Abr

Hoy toca hablar del lado oscuro de Edu (o Edu Jr.). Y es que al ver una ardilla con esos ojazos ardilla1_casa rural shariquadulces y ese pelo tan suave, sedoso, brillante, y con lo graciosas que son… uno se olvida de que Sciurus vulgaris es un omnívoro. Es decir, aparte de la idílica imagen reinante de unas patitas agarrando nueces y bayas, está su otro plato favorito: insectos, caracoles y… ¡polluelos!. Esto último lo tuvo que vivir de forma dolorosa el protagonista de esta pequeña historia. Nuestro diminuto verderol que al verse arrinconado por Edu (o Edu Jr.) no vio otro remedio que lanzarse al vacío y con ello adelantar su momento volantón emancipatorio unos cuantos días. El resultado no pudo ser más desastroso: Desde un gran pino logró planear salvando apenas un bancal aterrizando de forma brusca debajo de un olivo en la entrada de la casa. ¿La cara que se te pone al vivir una caída libre con aterrizaje forzoso? Pues esta: 

pajaro_casa rural shariqua

Claro que  en ese momento, el polluelo aún no sabía que no hay caída que por salvador no venga – o con otras palabras, no pajaro1_casa rural shariquahay daño que no tenga apaño. Eso sí, hay que tener la suerte de que te recojan unos verdaderos expertos en asuntos de pájaros. Como lo son nuestra cuñada y cuñado que, de visita en Sharíqua, tomaron las riendas en el asunto. Y quien mejor para tratar con polluelos que dos que tienen en casa un Yaco y un canario y saben de lo delicado que son las aves… Así que: “a mimar”. 

pajaro2_casa rural shariqua

Pollico fue alojado en una jaula bien equipada y alimentado con pan mojado. De día, estaba viviendo – bien vigilado – en pajaro3_casa rural shariquael olivo delante de casa y no tardaron mucho en venir sus padres para alimentarlo a través de las barritas. De noche a casa, al calentito. Y así casi una semana hasta que sus evidentes ganas de volver a probar sus alas hicieron que abriésemos su puerta. Y voló. Esta vez sin problemas, ni aterrizajes bruscos, ni persecuciones. Y eso a pesar de pesar un par de gramos más… 

P.D.: ¿Por qué pensamos que no ha sido Edda? Pura intuición femenina ;-).

P.P.D.: ¡Muchas gracias por las fotos, Tina!

La más retratada

17 Abr

cartel exposicion picassoLe obsesionaba el arte, le obsesionaban las mujeres y algunos decían que durante su vida había cambiado tanto los estilos como sus compañeras de vida: Picasso, uno de los artistas más geniales del siglo pasado, vuelve al Alto Palancia. Y con él otras 22 obras de los representantes más importantes del movimiento artístico de los años 30. La exposición con 29 grabados procedentes de los fondos de la Colección Bancaja y bajo el título “Picasso: Retratos de Jacqueline y el Álbum Jacovsky” se podrá ver hasta el 26 de mayo en Casa Garcerán en Segorbe.

Fue el último gran amor de Picasso, la mujer, 44 años más joven que él, que le hizo redescubrir el retrato y eternizarla durante sus 20 años de convivencia en más de 70 cuadros. Seis de ellos, todos linograbados, se exponen ahora en Segorbe: Jacqueline con sombrero de paja, con cabellos lisos, con cinta, con sombrero negro, de frente, estilizada… Son obras de un Picasso sereno y tranquilo, obras realizadas entre los años 1954 y 1971, caracterizadas por colores vibrantes, un trazado exquisito e inspiración cubista. 

El “Álbum de Jacovsky” nos presenta un libro ilustrado con 23 grabados y realizado por diversos artistas en el año 1935, entre los que se encuentra Pablo Picasso. Son obras de artistas de la vanguardia surrealista como Arp, Calder, Max Ernst, Luis Fernández, Giacometti, Julio González, Kandinski, Lipchitz, Miró, Ozenfant, Taeuber-Arp, Torres-García o Zadkine. 

La exposición en la Casa Garcerán, Calle Colón 23,  de Segorbe se puede visitar de forma gratuita los viernes y sábados, de 17 a 20 horas, y los domingos y festivos, de 12 a 13,30h y de 17 a 20 horas.

Permisoooo! Edu Jr.

2 Abr

casa rural shariqua

Más bien bola, algo punky, ojazos increíbles y sumamente curioso. Así se presentó estos días Edu Jr. en nuestra finca. Exacto, suponemos que es hijo de nuestra pareja-ardilla que ya conocéis. Pero mientras Edu y Edda tienen su coto particular entre los pinos alrededor de la casa, Edu hijo se abre nuevos caminos. Lógico, es joven. Le encanta explorar, ya ha bajado varios bancales y se pasa el día en los almendros.

Hay varias razones que hablan en favor de esa posición estratégica: De ahí puede observar la casa y los pinos (con los padres) – ¿con unos ojos así se supone que las ardillas ven de lejos, no? –, puede gozar de las vistas hacia Jérica y nos puede otear preparando la huerta de cara a la primavera. Y de paso controlar los progresos de las almendras, no vaya a ser que maduren sin probarlas. Simplemente ideal. 

PD: ¿Por qué pensamos que es macho? Pura intuición femenina. 

PDD: ¿No conocéis a Edu y Edda? Pinchad aquí 😉

casa rural shariqua casa rural shariqua