Culete va

30 Jul

casa rural sharíqua casa rural sharíqua

Ni barandillas, ni accesos fáciles, ni suelos lisos, ni goma, ni espuma. Y carteles cómo usarlo aún menos. Vamos, todo un reto. Quien se atreve con la resbaladera de Jérica regresa en el tiempo y disfruta de un “parque infantil” ancestral. Y es que ese particular tobogán debajo de la Iglesia de San Roque está hecho a prueba de culetes. Desde hace decenios, cientos y cientos de niños se han deslizado por esta roca y, nunca mejor dicho, han dejado su huella: una piedra pulida en forma de resbaladera que permite deslizarse a gusto. Eso sí, en ese especial canal de carrera se coge velocidad y el frenazo es sonado. 

Y si se ha cogido gusto al tobogán todoterreno, hay otro a mitad de camino entre la Iglesia de San Roque y la torreta. Menos largo y menos pulido. Pero ya se sabe, culo constante ahonda la piedra. 

A %d blogueros les gusta esto: