Perderse en lo perdido

15 Oct

casa rural shariqua

Que mejor forma de perderse por los montes que en búsqueda de un pueblo perdido. Ese fue nuestro propósito el otro día, una bonita caminata por los bosques de Alcudia del Veo y  un interesante encuentro con Jinquer, uno de los pueblos abandonados más fascinante de nuestra geografía. En nuestro camino primero seguimos al GR 36, para más tarde disfrutar de pequeños senderos por medio de bosques de alcornoques y pinos, subiendo hacia lomas que nos recompensaron con preciosas vistas de los valles de la Sierra de Espadán. 

casa rural shariqua casa rural shariqua casa rural shariqua casa rural shariqua

casa rural shariqua casa rural shariqua casa rural shariqua

Cuando al final aparecen las ruinas de Jinquer delante de nuestros ojos empieza el viaje en el tiempo y retrocedemos varios siglos para imaginarnos el lugar creado por los árabes. casa rural shariqua

En una página de Turismo antes de partir habíamos leído que Jinquer (también llamado Xinquer) fue una “antigua alquería islámica cuyo nombre significa ‘cabaña’ o ‘granero’. Fue abandonada por los moriscos tras su expulsión en 1609 y ocupada por repobladores cristianos. El castillo perteneció a la casa de Jérica, fue conquistado tardíamente y formaba parte del Alcadiazgo de Eslida que comprendía los castillos de Eslida, Ahín, Sueras, Veo y Xinquer. Domina desde los riscos de un cerro el despoblado morisco del mismo nombre y el valle del río Veo. Se trata de un castillo roquero que conserva algunas de sus estructuras, como lienzos almenados y algunos de sus vanos”. 

casa rural shariqua casa rural shariqua

En su libro “Pobles abandonats”, Agustín Hernández cuenta que Jinquer en sus mejores momentos llegó a tener un centenar de habitantes y cerca de 30 casas. De eso hace exactamente un siglo, fue en el año 1913. El idilio no duró mucho más. Unos 20 años más tarde fue abandonado definitivamente durante la Guerra Civil. No sin dejar muchas huellas de las luchas por un país en libertad. Alrededor del pueblo fantasma aún hoy en día se pueden ver numerosas trincheras y cuevas naturales que servían como cobijo.

casa rural shariqua casa rural shariqua casa rural shariqua

Hoy Jinquer fascina por sus casas en ruinas, conquistadas por hiedras, vides, árboles frutales silvestres y un sinfín de arbustillos. Los restos de la pequeña iglesia aún conservan el altar y el hueco que en su día alojó a la imagen de una santa.

Todo un mundo perdido que hace perder el sentido del tiempo. Una experiencia especial.

casa rural shariqua casa rural shariqua

A %d blogueros les gusta esto: