Archivo | febrero, 2015

Comida para intrépidos

23 Feb

calçots3_casa rural shariqua

No. No es una comida para chuparse los dedos. Ni para vestirse de gala o presumir de buenos modales. Y mucho menos para una cita romántica o para ligar (¿o sí?). Sin embargo, las “Calçotadas” cada vez tienen más adeptos, sobre todo si se puede disfrutar de ellas lejos de su tierra de origen. Como dentro de un mes en Jérica gracias a la Asociación Gastronómica Cantharellus. ¡Ya calçots1_casa rural shariquase admiten reservas!

Quien hubiera dicho que una simple cebolla daría tanto de sí. Vale, no es una cebolla cualquiera, sino la representante de la cebolleta blanca Allium cepa L., más conocida como calçot. Una verdura que sobre todo en su tierra natal, Tarragona, es sinónimo de manjares supremos – y esto que se come totalmente chamuscada. Quien quiera observar de cerca el proceso de su preparación y no viajar hasta tierras catalanas, puede hacerlo el 28 de marzo en Jérica donde fogoneros y cocineros intrépidos lucharán contra humo y llamas para dar la vuelta a las cebolletas hasta que queden en estado irreconocible.

Cuando parecen totalmente “carbonizadas”, es cuando paradójicamente a los cocineros se les llena la cara de OLYMPUS DIGITAL CAMERAfelicidad. Y a los comensales también. Llega el gran momento de poner manos al tallo. No valen ni tenedores, ni cuchillos, ni ascos. Los calçots se pelan a mano limpia (al menos el primero) hasta que sólo quede el tierno interior mientras el carbón de la brasa habrá pasado a cubrir las manos. Ahora sólo falta untar el tallo en una deliciosa salsa romesco y buscar la forma menos ofensiva para él de enfrente de comérselo. Con o sin técnica, hay que saber que elegante no quedará.  

Y justo cuando el cuello de tanto estirarlo “p’atrás” ya se nota algo tenso, sigue el segundo plato: panceta, longanizas, morcillas, chorizos, güeñas… Regado con vino o cerveza y terminando, cómo no, con una crema catalana, un buen café y un licor.

Todo esto -más el propio espectáculo y juegos tradicionales- por sólo 20 euros. Sin olvidar el precioso lugar donde se celebra: A los “come-calçots” se les espera en la Fuente de Randurías a partir de las 15 horas. Quien no quiera perderse los preparativos que venga antes. Para apuntarse llamar al teléfono 964 129 238 o ponerse en contacto con la asociación vía facebook.

 

 

 

Ampliando horizontes

12 Feb

sierracaudiel5_casa rural shariqua

Si te encantan las vistas panorámicas de 360 grados, hay una caminata que no te puedes perder. Es una sierracaudiel_casa rural shariquaruta circular por la Sierra de Caudiel que pasa por muchas fuentes, viejas masías e impresionantes llanuras. Una ruta que arranca en el Collado de Arenillas y que se puede disfrutar gracias a los esfuerzos del Club Excursionista Alto Palancia que la recuperó el año pasado dejándose la piel y muchas gotas de sudor. Sólo pocos meses después uno puede hacerse una idea del trabajo realizado porque ya empiezan a volver a crecer los arbustillos, la maquia y las flores al borde del camino, demostrando una impresionante fuerza y salud.

 sierracaudiel1_casa rural shariqua sierracaudiel16_casa rural shariqua sierracaudiel7_casa rural shariqua sierracaudiel6_casa rural shariqua

Y es que todo el recorrido nos lleva por una naturaleza exuberante caracterizada por carrascas, pino rodeno, romero, sierracaudiel14_casa rural shariquasierracaudiel8_casa rural shariquaquejigos y aliagas, pero también por algún que otro arce, acebo o tejo. Vetustas hiedras convertidas en árboles abrazan a las rocas y frágiles líquenes y musgos pintan preciosos contrastes con la piedra rojiza de la sierra. A lo largo de la “Senda El Vergel”, también conocida como “la ruta de las cinco fuentes”, vale la pena fijarse en la gran variedad de la vegetación, pero uno tampoco se cansa de admirar las impresionantes vistas.

sierracaudiel11_casa rural shariqua sierracaudiel13_casa rural shariqua sierracaudiel12_casa rural shariqua sierracaudiel2_casa rural shariqua

En la lejanía saluda la majestuosa Peñagolosa, mucho más cerca quedan las montañas de la Sierra Espina, la Espadán y la Calderona. Una panorámica completada por el precioso valle de Montán y las bien esculpidas Canteras de Gullirno en la misma Sierra de Caudiel. Después de haber pasado por debajo de esa pequeña cordillera se llega a la llanura del Alto de la Covarada.

sierracaudiel15_casa rural shariqua sierracaudiel19_casa rural shariqua

A partir de ese momento el camino ya casi discurre al mismo nivel, nos lleva por masías abandonadas, campos medio trabajados y poco más tarde se abren las vistas hacía Higueras y Pavías. A través del “Cordal de los Contrabandistas” finalmente se alcanza el punto más alto de la ruta y de la sierra, el famoso “Alto desierracaudiel18_casa rural shariqua la Palomas” con sus 1.156 metros de altura.

Falta poco para completar los 14 kilómetros de esa ruta circular que pasando por el Pórtico de la Ventisca nos lleva al punto de partida. Cinco horas llenando los pulmones de aire puro y abriendo nuevos horizontes.

sierracaudiel20_casa rural shariqua

 

 

Caminando al pasado

4 Feb

jinquer_casa rural shariqua

Es una cita especial la que ofrece el “Parque Natural Sierra de Espadán” para este sábado, 7 de febrero. Una cita con el pasado jinquerque se pretende abrir paso por la historia del pueblo abandonado llamado Jinquer. Dentro del proyecto “¿Conoces la Sierra de Espadán?” una ruta guiada lleva hasta las ruinas de este lugar tan especial. El lema: “Jinquer. Un pueblo abandonado lleno de vida”. Una vida que según expertos empezó hace mucho tiempo.

En una página de turismo se puede leer: “Jinquer era una antigua alquería islámica cuyo nombre significa ‘cabaña’ o ‘granero’. Fue abandonada por los moriscos tras su expulsión en 1609 y ocupada por repobladores cristianos. El jinquer1_casa rural shariquacastillo perteneció a la casa de Jérica, fue conquistado tardíamente y formaba parte del Alcadiazgo de Eslida que comprendía los castillos de Eslida, Ahín, Sueras, Veo y Xinquer. Domina desde los riscos de un cerro el despoblado morisco del mismo nombre y el valle del río Veo. Se trata de un castillo roquero que conserva algunas de sus estructuras, como lienzos almenados y algunos de sus vanos.” 

Los restos de la iglesia, de varias casas y cobertizos, sin embargo, hablan de un pasado mucho más reciente. Jinquer fue abandonado en los años 30 del siglo pasado, cuando sus 100 habitantes huían de la Guerra Civil.

No cabe duda, entre las ruinas y la vegetación que se ha apoderado de muros, escalones y tejados, hay muchas historias escondidas. Historias llenas de vida.

La ruta guiada de unos 10 kilómetros de longitud sale a las 9.00 horas de la Plaza Cantón de Alcudia de Veo. Más información/inscripción bajo el link de la Generalitat  y en parque_espadan@gva.es o al teléfono 964 629 112.

jinquer2_casa rural shariqua