Comida para intrépidos

23 Feb

calçots3_casa rural shariqua

No. No es una comida para chuparse los dedos. Ni para vestirse de gala o presumir de buenos modales. Y mucho menos para una cita romántica o para ligar (¿o sí?). Sin embargo, las “Calçotadas” cada vez tienen más adeptos, sobre todo si se puede disfrutar de ellas lejos de su tierra de origen. Como dentro de un mes en Jérica gracias a la Asociación Gastronómica Cantharellus. ¡Ya calçots1_casa rural shariquase admiten reservas!

Quien hubiera dicho que una simple cebolla daría tanto de sí. Vale, no es una cebolla cualquiera, sino la representante de la cebolleta blanca Allium cepa L., más conocida como calçot. Una verdura que sobre todo en su tierra natal, Tarragona, es sinónimo de manjares supremos – y esto que se come totalmente chamuscada. Quien quiera observar de cerca el proceso de su preparación y no viajar hasta tierras catalanas, puede hacerlo el 28 de marzo en Jérica donde fogoneros y cocineros intrépidos lucharán contra humo y llamas para dar la vuelta a las cebolletas hasta que queden en estado irreconocible.

Cuando parecen totalmente “carbonizadas”, es cuando paradójicamente a los cocineros se les llena la cara de OLYMPUS DIGITAL CAMERAfelicidad. Y a los comensales también. Llega el gran momento de poner manos al tallo. No valen ni tenedores, ni cuchillos, ni ascos. Los calçots se pelan a mano limpia (al menos el primero) hasta que sólo quede el tierno interior mientras el carbón de la brasa habrá pasado a cubrir las manos. Ahora sólo falta untar el tallo en una deliciosa salsa romesco y buscar la forma menos ofensiva para él de enfrente de comérselo. Con o sin técnica, hay que saber que elegante no quedará.  

Y justo cuando el cuello de tanto estirarlo “p’atrás” ya se nota algo tenso, sigue el segundo plato: panceta, longanizas, morcillas, chorizos, güeñas… Regado con vino o cerveza y terminando, cómo no, con una crema catalana, un buen café y un licor.

Todo esto -más el propio espectáculo y juegos tradicionales- por sólo 20 euros. Sin olvidar el precioso lugar donde se celebra: A los “come-calçots” se les espera en la Fuente de Randurías a partir de las 15 horas. Quien no quiera perderse los preparativos que venga antes. Para apuntarse llamar al teléfono 964 129 238 o ponerse en contacto con la asociación vía facebook.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: