Tag Archives: invierno

Vistas de invierno

12 Dic

barranco-de-ajuez_casa-rural-shariqua barranco-de-ajuez17_casa-rural-shariqua

Cierto que las temperaturas invernales aún se hacen esperar, no obstante el aire sí que se ha convertido ya en más limpio, más claro y sano. Es el momento de emprender caminatas que prometen vistas panorámicas y bonitos contrastes de colores. Una fantástica opción es la ruta por el barranco de Ajuez en Chóvar que estos días no sólo nos obsequió con vistas kilométricas, sino también con muchas impresiones de tiempos pasados. Tiempos de duros trabajos en plena montaña, luchando contra las inclemencias.

barranco-de-ajuez1_casa-rural-shariqua barranco-de-ajuez3_casa-rural-shariqua barranco-de-ajuez4_casa-rural-shariqua barranco-de-ajuez5_casa-rural-shariqua

La ruta -bien marcada por señales del propio parque natural Sierra Espadán e indicaciones sobre distancias y tiempos- arranca cerca del embalse de Ajuez, construido en el siglo XII por los árabes, ampliado en varias ocasiones, usado como piscina municipal y hoy bastante maltrecho. El PR 138 en dirección a la imponente Nevera de Castro rápidamente nos adentra en el paisaje emblemático de la sierra, un paisaje caracterizado por vetustos alcornoques, helechos y rocas de rodeno. Es naturaleza en colores que van desde todo tipo de tonos rojizos, verdes, amarillos, grises y beige café. Un impresionante cuadro que estos días de invierno parece brillar aún más y compite con el azul intenso del cielo.

barranco-de-ajuez9_casa-rural-shariqua barranco-de-ajuez7_casa-rural-shariqua barranco-de-ajuez10_casa-rural-shariqua barranco-de-ajuez14_casa-rural-shariqua barranco-de-ajuez8_casa-rural-shariqua

barranco-de-ajuez11_casa-rural-shariquaDespués de haber pasado por la famosa Fuente Fresca, todo un símbolo para la tan apreciada agua de Chóvar, nos espera otra curiosidad que nos acerca a la historia del pueblo. Bajando una pequeña senda se encuentran los restos de la mina del “Socavón” que hablan de la barranco-de-ajuez12_casa-rural-shariquaextracción del cinabrio y su posterior fundición en hornos para obtener el mercurio. Una faena despiadada que dio empleo hasta los años 60 del siglo pasado y de la cual hoy en día sólo quedan los restos de raíles, herramientas retiradas y un par de vagonetas. Sin duda un inhóspito lugar que podría contar mucho sobre destinos poco felices.

En busca del sol subimos cómodamente hasta encontrarnos a una altura ya de unos 800 metros con la estrella de esta caminata: la Nevera de Castro, un imponente testigo de los inicios de la industria de la refrigeración. Fue construida en el siglo XVIII como depósito para la nieve y su posterior compactación. Así de apretada y además protegida por gruesos muros y tierra congelada, la nieve convertida en hielo aguantó hasta bien entrado el verano y poco a poco fue transportada hacia la costa o a cualquier otro lugar donde el calor apretaba y se buscaban formas para conservar los alimentos o enfriar las bebidas…

barranco-de-ajuez16_casa-rural-shariquabarranco-de-ajuez19_casa-rural-shariqua

Es una nevera preciosa que después de su restauración en los años noventa del siglo pasado da una perfecta idea de su funcionamiento y de la importancia de ese trabajo.

 

Y no sólo impresiona por su tamaño y las vistas que ofrece de su estructura interior, sino también  por su ubicación.

Difícil encontrar un mejor mirador del Mediterráneo que desde aquí tiña el horizonte de infinito.

barranco-de-ajuez15_casa-rural-shariqua

Falta un pequeño esfuerzo más para subir hacia el vértice geodésico desde donde la panorámica de nuevo es fantástica. El camino de vuelta nos lleva por las antiguas minas del Hemblar e invita a echar un último vistazo al barranco de Ajuez desde la Peña del Castellet. Han trascurrido tres horas, el viaje al pasado ha abarcado varios siglos.

barranco-de-ajuez13_casa-rural-shariqua

 

 

Invierno…hivern…winter

24 Ene

invierno3_casa rural shariqua invierno_casa rural shariqua invierno1_casa rural shariqua invierno2_casa rural shariqua

Invierno, una estación que no sólo despierta emociones agridulces, más de uno siente un verdadero amor-odio hacía estos meses del año. Una relación ambigua causada por dilemas cotidianos con difícil solución. Viene la primera nevada -¡genial!- pero con ella también un frío que pela… Apetece pasar largas horas al lado de la chimenea -¡perfecto!- pero hay que cortar un montón de leña… Disfrutamos de impresionantes amaneceres y atardeceres -¡qué bonito!- pero oscurece tan temprano… ¡¡Aaayyy!!

Normal que el invierno levante pasiones, discusiones, discrepancias. Pero tiene muchas caras bonitas de las que muy poco se habla. Es la estación que trae el silencio, la naturaleza dormida, el desnudo de los árboles y con ello nos descubre paisajes fluviales o rincones normalmente escondidos. Son días con un aire cristalino y un cielo despejado que abre nuevos horizontes. Días para disfrutar de paseos por calles desiertas, impregnadas con el olor a estufa encendida. Es tiempo para asombrarse ante una pequeña flor intrépida y brotes esperando su gran momento. En fin, es la estación para disfrutar de un ritmo ralentizado llena de infinitos detalles.

invierno23_casa rural shariqua OLYMPUS DIGITAL CAMERA invierno12_casa rural shariqua invierno10_casa rural shariqua casa rural shariqua invierno8_casa rural shariqua invierno25_casa rural shariqua casa rural shariqua invierno24_casa rural shariqua invierno27_casa rural shariqua invierno32_casa rural shariqua escarcha4_casa rural shariqua invierno26_casa rural shariqua invierno5_casa rural shariqua herbst27_casa rural shariqua invierno15_casa rural shariqua invierno20_casa rural shariqua invierno11_casa rural shariqua invierno19_casa rural shariqua invierno31_casa rural shariqua

 

Adiós a la nieve

4 Mar

casa rural sharíqua casa rural sharíqua

Después de tres magníficos días rodeados de montañas blancas, habrá que despedirse de la nieve – y dentro de nada también del invierno -, pero ahí quedan estas bonitas estampas de una breve e intensa nevada en el Alto Palancia.

Por ejemplo las imágenes de una Peñascabia con sus 1.331 metros bien cubiertos de nieve.

casa rural sharíqua

O del valle del Palancia con la Javalambre en el fondo.

casa rural sharíqua

O la bonita estampa de la pedanía de Jérica, Novaliches, con la Sierra de Espadán como telón de fondo.

casa rural sharíqua

O el Pantano del Regajo con marco blanco.

casa rural sharíqua

El Don de las Dimensiones

16 Sep

Parece mentira, pero aunque todos los días nos vemos manejando números, pesos, medidas y demás, de pronto te encuentras delante de la angustiosa pregunta: ¿Pero cuánto serán 8.000 kilos?
Justamente esa era la cantidad a partir de la cual el precio de la leña para nuestras estufas iba a ser realmente tentador. 8.000 kilos… Para sacarte de dudas qué mejor que pedir consejos a los amigos. No es que nos haya resultado revelador. Desde “Eso suena a mucho” hasta “Lo he mirado, mi Peugeot pesa mil y pico kilos…” fueron las respuestas. Y la imagen de leña equivalente al volumen de 8 Peugeots en nuestra finca tampoco fue de la mas alentadoras…
En resumidas cuentas: Ya están aquí, ésta mañana a las 7 han llegado 8.000 kilos de leña de olivo y ahora estamos en condiciones de afirmar: ¡¡Es mucho!! ¡¡¡Muchísimo!!!
Que la leña enseguida fue inspeccionada con agrado por nuestra gata Paulina nos ha tranquilizado bastante: Al fin y al cabo es ella quien no suele moverse ni un milimetro de la estufa. Y quién sabe  si viene otro invierno como el del año pasado cuando los carámbanos en el tejado de Sharíqua crecían y crecían…