Tag Archives: mermelada

Vitamina C

27 Ene

mandarina_casa-rural-shariqua

El cielo gris, la temperatura templada, el ánimo correspondiente. Es hora de darle la vuelta al ambiente y ponerle energía al cuerpo. Nada más fácil estos días en que nos han regalado toda una caja de mandarinas ecológicas -¡gracias cuñado!- que a partir de hoy se van a convertir poco a poco en mermelada, aceite aromatizado, postres, pasteles, sopas con toque picante… mandarina2_casa-rural-shariquaSólo de pensarlo ya se hace notar ese aroma irresistible que desprende ese cítrico que lleva siglos reforzando la salud de los humanos con una buena dosis de vitamina C, con potasio, calcio y magnesio.

Empezamos con una seductora mermelada de mandarinas con clavo y canela… Una bonita mezcla entre los aromas del invierno y la frescura de un día de primavera.

Los ingredientes:

1 kg de mandarinas
800 g de azúcar
3 clavos
1 rama de canela

Pelamos las mandarinas -¡que no quede nada de la piel blanca que amarga!- y las cortamos en trocitos. Añadimos el azúcar, los clavos y la canela y lo ponemos a hervir en un cazo de metal. Mover a menudo para que no se pegue. Cuando empiece a hervir, calculamos unos 5 minutos y hacemos la primera prueba del espesor. Si una gota caída en un plato bien frío se queda quieta, ya está la mermelada lista para rellenar los recipientes.

Dejar los botes 5 minutos boca abajo y listo. Ya sé que ahora toda la cocina huele que alimenta, pero, al menos, dejad que la mermelada se enfríe antes de abrir el primer bote ;-).

La agradecida

22 Nov

uva1_casa-rural-shariqua

No las cuidamos, no las podamos, no les hablamos. Y aún nos lo agradecen así. Nuestras uvas, fiel testimonio de que también en Sharíqua en su día se dedicaban al cultivo de “vitis vinifera”, este año nos han parecido especialmente grandes y dulces. Son pocas, es verdad, pero suficientes para alegrarnos las mañanas con un zumo de uva buenísimo y además convertirse en un gelée que tan sólo por su intenso color se hace irresistible.

Ya que no disponemos de licuadora, recurrimos a otro procedimiento algo más laborioso. Después de haber lavado las uvas a conciencia y haberlas separado del racimo, las colocamos en una olla, añadimos zumo de manzana y de limón. ¿Las uva2_casa-rural-shariquacantidades? Para dos kilos de uva, utilizamos 250 ml de zumo de manzana y el zumo de dos limones. Calentamos las uvas y las dejamos hervir brevemente hasta que todos los granos hayan reventado. Ahora las masa se pasa fácilmente por un colador.

Dulce, con un toque ácido y además cien por cien ecológico. Qué zumo más bueno. Casi no se puede pedir más, a no ser que te guste la mermelada. Como es nuestro caso, convertimos un litro de nuestro zumo en gelée de uva.

Para eso añadimos 700 gramos de azúcar, una vaina de vainilla y la piel de una manzana (para aumentar las pectinas y ayudar a que el gelée espese). Se calienta y se deja hervir hasta que empiece a espesar. Para comprobar la textura, dejar caer unas gotas en un plato recién sacado del congelador. Si la gota se para rápidamente, el gelée ya está perfecto para meterlo en botes bien esterilizados. Dejarlos cinco minutos boca abajo y listo. ¿A que es irresistible?

Con “toque tomillo”

19 Sep

mora1_casa-rural-shariqua

Sorprende que detrás de un nombre tan poco complaciente como Rubus ulmifolius se esconda una fruta tan apreciada, tan dulce y sana como la mora. Por otro lado hay que admitir que ese arbusto se puede convertir en un huésped muy pesado, invasivo, sanguinario y dispuesto a convertir tu huerta en bosque-zarzal a velocidad vertiginosa. Y tanto a la hora de combatirlo como sea o de cosechar sus apetitosas “polidrupas”, la zarzamora suele defenderse con espinas puntiagudas que se clavan en todo lo que se le pone por delante.

Pero puestos a sufrir un poquito…, hemos ido a dar uno de los últimos paseos cosecheros en busca de moras. Ya quedan pocas, pero vale la pena abastecerse para todo el invierno, no sólo por los múltiples usos que se le puede dar a ese fruto del mora_casa-rural-shariquabosque, sino también por sus cualidades saludables. Es fuente de varias vitaminas, sales minerales, hierro y flavonoides.

Así que ya guardamos varias bolsas en la nevera, pero esta última tanda se va a convertir en un irresistible licor de mora con toque de tomillo.

Los ingredientes:

0,5 l de vodka
300 g de mora
300 g de azúcar cande
3 ramitas de tomillo
1 vaina de vainilla

Meter todo en un recipiente bien esterilizado, cerrar bien y “¡paciencia y barajar!”. Dentro de dos meses podemos brindar.

 

 

Simsalamermelada

7 Feb

mermeladas4_casa rural shariqua

Ha llegado el momento de acudir al acopio de provisiones. Se abre el congelador y sin necesidad de recurrir ni al simsalabim, ni al abracadabra, hocus pocus fidibus y tampoco al sator arepo tenet opera rotas, entramos en el paraíso de las frutas frescas, pero fresquísimas. Ahí están los higos blancos, las cerezas, las moras… invernando para convertirse en mermeladas que hacen soñar con el verano, los días largos y las noches templadas.

mermeladas3_casa rural shariqua mermeladas6_casa rural shariqua

Que no haya que estresarse con las cosechas inmensas de frutas o verduras y poder “criogenizarlas” durante muchos meses para su posterior disfrute, hay que agradecérselo al biólogo marino estadounidense, Clarence Birdseye (1886-1956). Un inquieto naturalista con enormes dotes de inventor que en sus muchos viajes a Terranova había quedado fascinado por la forma fácil de conservar el pescado que practicaban los inuit: Simplemente lo ponían al viento que, con sus gélidos 45 grados bajo cero, lo congelaba al instante. Una vez descongelado, sabía como recién pescado.

Para dar los primeros pasos hacía lo que hoy en día disfrutamos como congelador, al inventor americano le sobró con: el descubrimiento de que los alimentos se mantienen en perfecto estado a una temperatura de -17,7 grados, un par de dólares, hielo, sal y un ventilador eléctrico. Y así en los años 20 del siglo pasado Birdseye montó su primera máquina para la congelación de choque…

birdseye-clarence[1]

Inventor Clarence Birdseye. Foto: Birdseye

Antes de quedarnos gélidos ante tanta genialidad, volvamos a nuestra faena inicial. Inventar mermeladas. Con nuestra fruta ya descongelándose y con algunas compras de género fresco creamos las siguientes combinaciones: Una mermelada de higo blanco con peras y cardamomo, otra mermelada con moras, plátano y un toque de canela y, como última y algo exótica, una mermelada con cereza, plátano, kiwi y naranja. Hmmmm, toda una tarde de cazuelas con colorines. Y al final una despensa llena de nuevo.

mermeladas1_casa rural shariqua mermeladas_casa rural shariqua

 

Cucurbita Coco

13 Ene

calabazas3_casa rural shariqua

Lo confieso. Es mi verdura preferida. La quiero desde el momento en que el plantón se abre paso y se casa rural shariquaasoma al mundo aún con la semilla puesta como sombrero. Una vez trasplantada en la huerta, ya no hay quien la frene. La calabaza se abre camino, cruza medio bancal, sube a árboles y se enreda con sus vecinos. Cada mañana sus flores de un amarillo brillante compiten con el azul del cielo y alegran la vista a cualquiera. Cuando finalmente empiezan a crecer los frutos, cada día es una vivencia. No sólo por la rapidez con que estos representantes de “cucurbita” casa rural shariquaparecen duplicar su volumen por momentos. También la gran variedad de colores, formas y detalles que sacan a la luz, te deja asombrado.

Y parece mentira que con todas estas cualidades haya sido la gran olvidada durante tanto tiempo. Hace casa rural shariquatan sólo unos años “cucurbita” reconquistó su merecido sitio en la gastronomía. Desde entonces vive un renacimiento sin precedentes, no sólo es requerida en forma de sopa, guiso, gratinado, pastel, pudin o soufflé en los hogares sino también hasta en restaurantes “estrellas”. Es una “todoterreno” que permite múltiples preparaciones. Y es una verdura con aguante. Calabazas enteras pueden conservarse durante meses, una vez abiertas se pueden guardar muchos días en la nevera o -sabiendo que algunas de ellas son auténticas pesos pesados- congelarlas hasta posterior uso.

Y no sólo en la cocina es una verdura que inspira. A parte del conocido favor que presta para convertirse en una iluminada bola del terror para Halloween o lo bien que queda como deco otoñal, también pica a los propios agricultores. Buscan el nuevo récord de la calabaza más grande del mundo, un concurso cada año muy disputado y que actualmente se sostiene en el máximo de 1054.01 kg. Un ejemplar gigante que desde luego no serviría para competir en otro de los concursos-cucurbita: el lanzamiento de calabazas. Un evento estadounidense durante el cual los lanzadores se ayudan de catapultas hechas a mano -algunas de ellas más bien verdaderos cañones- que han permitido un “disparo” de 1324,8 metros…

Pero antes de llegar a estos extremos, ¿qué tal con una mermelada de calabaza con coco? Aquí vienen los ingredientes para esta tentación dulce y cremosa:casa rural shariqua

– 1 kg de calabaza
– 1 bote de leche de coco
– unas gotas de zumo de limón
– 200 g de coco rallado
– 700 g de azúcar

Se pela la calabaza cortándola en trozos pequeños. Meterlos junto con la leche de coco en un cazo y poner a calentar. Mover frecuentemente para que no se pegue y dejar hervir lentamente hasta que la calabaza esté blanda. Pasar por el triturador y añadir el zumo de limón y el azúcar. Volver a calentar y dejar hervir unos 10-15 minutos. Al final añadir el coco rallado previamente tostado un minuto en una sartén sin aceite. Poner la mermelada en botes bien esterilizados, dejar reposar boqui abajo unos 10 minutos y listo.

 

Mermelada “slow”

2 Sep

ciruela1_casa rural shariquaCada abuela “mermeladera” tenía la suya. Sin embargo, a todas esas recetas de “mermelada de ciruela a la antigua” nunca les faltaba un ingrediente muy especial: tiempo, amor y paciencia.

Sólo así era posible que con tan pocos ingredientes se preparara un producto con un sabor tan especial y apreciado. Es una auténtica mermelada “slow”, de textura suave y con un toque ácido y muy aromático. ¿Te atreves? Sólo te hacen falta un par de productos, un horno y unas tres horas de dedicación.

Aquí vienen los ingredientes:
– 3 kg de ciruela muy madura (mejor las de fruto de forma alargada, color oscuro y carozo fácilmente separable de la pulpa)
– 750 g de azúcar
– 1 buena pizca de clavo molido
– 3 ramas de canela
– ron

Precalentar el horno a 175 grados.

Primero se lavan y se deshuesan las ciruelas (¡guardar unos 12 huesos!). Cortarlas por la mitad y ponerlas en una cazuela (apta para horno) a calentar. Cocer unos 10 minutos para que estén algo más blandas y triturarlas un poquito.

Añadir 200 g de azúcar, el clavo y la canela, los huesos de ciruela, mover bien y meter la cazuela en el horno. Dejar 30 minutos sin mover.

Añadir otros 200 g de azúcar, mover una vez y dejar otra media hora sin mover en el horno.

Añadir el resto del azúcar, mover una vez y de vuelta al horno. Esta vez 60 minutos y sin mover.

Ya sólo falta quitar la canela y los huesos, echarle un buen chorro de ron, mezclarlo bien y meter la mermelada en botes bien esterilizados.

Probando, probando

10 Jul

mermelada de melon_casa rural shariqua

Es lo que tienen. Si no eres familia numerosa, no preparas un picnic con amigos o una fiesta familiar, los frutos de las “cucurbitáceas” suelen ser demasiado grandes. Por ejemplo, la calabaza, pero también sandía o melón. Y ya estás buscando recetas. O experimentando. Como nosotros el otro día con unos restos de melón. Y ahí está, nuestra “Mermelada de Melón con Menta y un Toque de Blue Curaçao”.

Los ingredientes:
1 kg de melón
600 g de azúcar
15 g de pectina
un puñado de hojas de menta
1 copita de Blue Curaçao

Se corta el melón en trocitos y se deja macerar con 100 g de azúcar durante toda una noche (mejor en el frigorífico). Se pone a hervir y se añade el resto del azúcar mezclado con la pectina. Dejar hervir unos 5 minutos. Añadir las hojas de menta finamente picadas y al final un buen chorrito de Curaçao. Meter la mermelada en botes bien esterilizados y dejar boca abajo unos 5 minutos. Qué color más chulo, ¿verdad?